Copi, Eva Perón


Eva Perón

A Julian Cairol.



EVITA. Su MADRE. EVITA busca un vestido en el interior de un baúl.

EVITA

Mierda. ¿Dónde está mi vestido presidencial?

MADRE

¿Qué vestido presidencial, querida? Todos tus vestidos son vestidos presidenciales.

EVITA

Sabés bien cuál digo. El de mi retrato oficial. El más sencillo, con las camelias.

MADRE

¡Ah, aquél!

EVITA

¿Qué mierda hice con ese vestido?

MADRE

Tenés que poner orden en tus cosas. Guardás tus vestidos en cualquier baúl, cuando Sabés bien que cada vestido tiene un número escrito encima y que a cada serie de números le corresponde un baúl diferente.

EVITA

Me cago en los números.

MADRE

¡Muy bien! Ahí Tenés el resultado.

EVITA

La culpa es de la enfermera. Le dije miles de veces que guardara mi vestido presidencial en este baúl. ¿Dónde está la enfermera?

MADRE

La enfermera no está. Y la enfermera no es todopoderosa. No puede pasarse la vida ordenando tus vestidos. Esa pobre chica tiene el derecho de quedarse en su cuarto escuchando la radio cada tanto.

20

EVITA

¡Cerrá el pico de una vez!

Abre un segundo baúl. La MADRE guarda el contenido del primero en su lugar.

MADRE

¡Pero mirá un poco este desorden! ¡Tomá, ahí Tenés tu vestido! ¿No es éste?

EVITA

¿Dónde lo encontraste? ¡Dámelo!

MADRE

Ahí en el piso. Los tirás en cualquier parte. Mirá cómo está arrugado. Un vestido tan lindo. Te lo voy a planchar para esta noche.

EVITA

No, me lo voy a poner así como está. ¡andá a buscar a los otros!

MADRE

¡No despertés al pobre Perón, que tiene migraña, Evita!

21

EVITA

¿Y qué? Yo tengo cáncer.

MADRE

No empecés con tu historia del cáncer.

EVITA, mientras se viste

¡Tengo cáncer! ¡Y estoy harta de las migrañas de Perón! ¡Un cáncer no se cura con una aspirina! ¡Voy a morirme y a vos te importa un pito! ¡A nadie le importa! ¡Están esperando el momento en que yo reviente para heredarme! ¿Querés conocer el número de mi caja fuerte en Suiza? ¿eh, vieja zorra? ¡El número de mi caja fuerte no se lo doy a nadie! ¡Me voy a morir con él! ¡Vas a tener que ir a pedir limosna! ¡O a hacer la calle, como antes! ¡andá a despertar a los demás!

MADRE

¡No le contestés así a tu madre! ¡Ahora no voy! ¡No voy, no voy nada! Así vas a aprender a insultar a tu madre. ¡Como si no fuera a tener bastantes disgustos siendo una pordiosera cuando te mueras!

22

EVITA

Podés ponerte uno de mis vestidos si querés. Pero sólo por esta noche. El de encaje rojo, que me queda un poco grande. Tomá. Llevalo, te lo doy. Cuidalo. Podés combinarlo con el chal dorado. Voy al baño.

EVITA sale

¡Perón! ¡Ibiza!

La MADRE se pone el vestido. Ibiza entra. PERÓN entra.

MADRE

¿Mejora esa migraña, Perón? (Se acerca a Ibiza para que le suba el cierre del vestido, sobre la espalda) ¿Usted sabe lo que me dijo? Dijo que no nos daría el número de su caja fuerte en Suiza. Dijo que cuando estuviera muerta, yo tendría que hacer la calle. Es increíble ¿no? Dígame, Ibiza ¿usted cree que tendría que hablar con Perón?

IBIZA

¿Qué caja fuerte en Suiza?

23

MADRE

¿No se acuerda cuando fue a Suiza el año pasado? Bueno, buscó una caja fuerte y depositó toda la plata del contrato de la lana con los portugueses. Y parece que cada caja fuerte tiene un número escrito encima. Si usted no conoce el número de la caja fuerte no puede sacar el dinero. Y ella no quiere darnos el número de la caja fuerte.

IBIZA

¿Y entonces?

MADRE

Y entonces ¿adónde voy a ir a parar yo?

IBIZA

Usted va a tener una pensión del Estado.

MADRE Sí, pero, escuche, Ibiza. Yo sé que puedo hablarle como si fuera mi hijo. ¿No me entiende lo que le digo? Yo a Perón también lo quiero como si fuera mi hijo y él seguro que no me va a dejar morir de hambre.
|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar